Francisco López Sedano, exorcista mexicano: “La gente deja entrar al diablo. No se metería con nosotros si no le abriéramos puertas”

Francisco López Sedano, exorcista mexicano (Foto ReL)

Francisco López Sedano es un religioso mexicano de los Misioneros del Espíritu Santo que a sus ochenta años ha pasado la mitad de su vida luchando contra Satanás como exorcista llegando a ser el coordinador de los exorcistas de la Archidiócesis de México. Calcula que durante su extenso ministerio ha realizado al menos 6.000 exorcismos y no teme al demonio sino que afirma que el demonio le teme a él.

En una entrevista para el diario Hoy Los Ángeles, editado en lengua española en California (EEUU), este anciano sacerdote cuenta algunas de sus experiencias y advierte a la gente de las puertas que no hay que abrir para que el demonio no pueda entrar en sus vidas y alerta de la poca fe de algunos sacerdotes:

-¿El diablo existe?
-Por supuesto.

-¿Pero existe así como un ente maligno o es sólo la maldad del ser humano?
-Jesús se enfrentó muchas veces con Satanás mismo y habló con él. No se habla con una cosa, se habla con una persona.

-¿Cómo fue que se volvió exorcista?
-No fue por mi gusto, fue por necesidad, por ver casos muy serios, muy dolorosos y tener que entrarle al toro. Antes no creía que el demonio pudiera actuar tan agresivamente. Me parecía fantasioso, no realista.

-¿Y qué le hizo creer?
-Un compañero sacerdote que estaba metido en eso me hizo ver que combatir al Maligno era una obligación. Me dijo: “Tienes que meterte en esto por mandato del Señor”.

-¿Por mandato?
-Los tres mandatos son llevar la palabra de Dios, sanar enfermos y echar demonios. Los tres están vigentes en la iglesia, pero muchos sacerdotes no quieren entrarle al toro, le tienen miedo.

-¿A qué le tienen miedo?
-A la venganza del Otro.

-¿No será que esos sacerdotes simplemente no creen en el demonio?
– No creen, no intervienen y por eso no tienen experiencia. Me han tocado casos en los que, previamente, la gente fue con su párroco y éste les dijo: “Usted está imaginándose cosas, eso no existe”. Y la persona se va sin saber qué hacer, porque en la noche “alguien” lo molesta, lo golpea, lo tumba de la cama, lo golpea contra la pared.

-¿Usted ha hablado con el demonio?
-Muchas veces. El demonio habla a través de la gente, gente que se ha metido en sus terrenos. A mí. ¡cuántas veces! “¿Y tú quién eres para expulsarme?”. Y le respondo: no soy nadie, pero vengo de parte de Cristo, tu Dios y Señor y te largas ahora mismo, te mando en nombre de Él que te vayas, ¡fuera!

– ¿Cómo distingue entre una persona que está fingiendo y una persona que está poseída?
– La persona en la que están los demonios empieza a gritar, empieza a ladrar como perro, empieza a vociferar o a retorcerse y a andar como culebras en el piso. Son mil formas.

-¿Y no le da miedo?
-No, porque Dios nos protege. Si no lo hiciera, nadie se metería en eso.

-¿Qué busca el diablo?
-El demonio lo que quiere es apartarnos de Dios, nos mete flojera, nos mete cansancio, nos mete sueño, desconfianza, nos mete desesperación, odio; todo lo negativo.

-Entonces, vivimos una época muy endemoniada.
– Así es. No he tenido buena salud y he dejado un poco de atender gente, pero normalmente antes atendía tres o cinco casos al día.

-¿Cómo sabe una persona que necesita un exorcismo?
-Oye voces, siente odio o rechazo por Dios, antes creía y ahora patea la Biblia. Es gente que tiene un dolor de espalda terrible, pero los médicos dicen que está perfectamente bien. Los daños de Satanás están fuera del orden médico clínico. Gente que vive con una diarrea permanente y con nada se le quita; gente que tiene dolor de ojos y los oftalmólogos no les encuentran nada. Son daños que la ciencia no detecta.

-Entonces, ¿estar poseído por un demonio no significa andar trepando las paredes como Linda Blair?
– No precisamente, pero puede ser. Cuando hay presencia del demonio puede suceder cualquier cosa.

– A usted le ha tocado ver algo así.
-Sí. En una iglesia, un muchacho de unos 18 años empujó cinco bancas de estas grandes, muy pesadas, que ni 10 personas lo habrían logrado. Tenía una fuerza terrible. Lo tuvimos que agarrar entre tres para practicarle el exorcismo. Habiendo presencia del Otro, ya se explica cualquier cosa. Que puedan subirse por las paredes, sí; y volar también.

– ¿Qué le gusta al diablo o a satanás?
Lo que le gusta es separarnos de Dios, meternos miedo, amenazarnos, tenernos temblando y la gente así anda luego.

-¿Pero el diablo escoge a la gente o la gente lo deja entrar?
-La gente deja entrar al diablo. No se metería con nosotros si no le abriéramos puertas. Por eso Dios prohíbe practicar magia, superstición, brujería, hechicería, adivinación, consulta a muertos y espíritus y astrología. Esos son los 7 terrenos de la mentira y el engaño.

– Pero todos en México consultan su horóscopo.
-Que los astros influyan en nuestra vida es la mentira más grande. ¡Están a millonadas de kilómetros! Son cuerpos formados por metales y gases, ¿cómo van a influir en nosotros? Lo mismo pasa con la magia, que es atribuir a las cosas un poder que no tienen. Cargar una herradura porque me va a dar buena suerte, es mentira.

-¿No pasa lo mismo con algunos artículos de la Iglesia Católica? Los milagritos, por ejemplo.
– Bueno, no. Hay que saber distinguir. Si yo traigo una imagen de Cristo o de María Santísima como protección, detrás hay algo serio, auténtico, mientras que detrás de una herradura no hay nada, hay mentira.

-¿El diablo sabe más por viejo que por diablo?
– De acuerdo.

-¿Hay algún personaje público que usted crea que tiene tratos con el demonio o que esté poseído?
-Bueno, pues Hitler.

¿De los actuales?
-Pues a ratos (Enrique) Peña Nieto con sus cosas locas de los matrimonios gay y todo eso.

-¿Qué pasa con los narcos y los sicarios?
– Es difícil afirmar rotundamente si son satánicos o no, pero andan en la maldad, ciertamente.

– ¿En algún momento ha sentido miedo?
– No, el diablo me tiene miedo a mí.

– ¿Cómo se imagina el cielo?
No lo podemos imaginar, está fuera de nuestro alcance.

-¿Usted piensa en la muerte?
– Sí, con frecuencia porque tengo que tratar enfermos o, a veces, muertos.

– ¿Le preocupa?
– Ligeramente, porque es uno pecador y está uno en sangre pecadora.

-¿Cómo va a ser pecador si usted combate demonios?
-Sí, pero ¿acaso no puedo pensar en matarte ahorita?

-¡Espero que no!
-Jajajaja. Lo que quiero decir es que estamos en sangre pecadora y nadie puede decir “yo no soy pecador”. Basta que estemos en carne humana para que seamos pecadores y fallemos en muchas cosas, el Papa y todos, somos humanos.

-¿Qué pasa, por ejemplo, con los sacerdotes pederastas?
-No tuvieron una formación suficiente como para luchar contra sus tendencias pederastas, no tuvieron fuerza espiritual para sobreponerse.

-¿Qué castigo merece alguien que abusa de un niño?
-Merecería que le corten sus partes.

– ¿Cuál quiere que sea su epitafio?
-Simplemente: “Gracias, Señor, por la vida”.

-Tanta maldad, ¿no le quita la esperanza?
– No, para mí se confirma la esperanza porque desde la cruz Cristo ya venció y ganó la guerra absoluta. Satanás trata de hacerle un poco la guerra, pero no le hace ni cosquillas.

Fuente: Diario Hoy Los Ángeles /ReL

Publicado en Demonología y Exorcismos, General | Deja un comentario

Sacerdote suizo: “Si en la actualidad son menos eficaces los exorcismos es porque toda la Iglesia está más débil”

Cesare Truqui, exorcista suizo (Foto ReL)

La creciente actividad demoniaca, la poca conciencia que existe sobre el mal y las cada vez mayores prácticas de riesgo que abren la puerta al demonio se están convirtiendo en una de las grandes preocupaciones en la Iglesia, motivo por el cual cada vez más obispos están formando sacerdotes para el servicio de exorcista. Y es que los que hay no son suficientes y tienen sobrecarga de trabajo.

Recientemente se ha producido en Roma, concretamente en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, el curso “Exorcismo y oración de liberación” en el que actuó como ponente el sacerdote Cesare Truqui, exorcista de la diócesis suiza de Coira.

La experiencia de su primer exorcismo
Tras varios años ejerciendo este ministerio y habiendo tratado casos de todo tipo, este sacerdote recuerda en una entrevista con Aleteia que “en las primeras sesiones de exorcismo en las que participé, la impresión más fuerte fue la confirmación tangible de que el Evangelio que había leído y meditado era cierto”.

Y es que llegó a exorcista por la “providencia”. Cuenta que cuando fue ordenado sacerdote hace 12 años participó en un curso en el que había importantes exorcistas como Amorth o Bamonte y relata que “sucedió que se presentó el caso de un señor francés de 40 años poseído por Satanás que necesitaba un exorcista, pero Bamonte no hablaba ni inglés ni francés. Así que me pidieron que les ayudara en el diálogo preliminar”.

El padre Truqui afirma que en ese primer exorcismo que presenció “tenía la impresión de estar rodeado por la soberbia, como si fuera humo o niebla. Es difícil de explicar, pero la soberbia parecía algo que se pudiese tocar, llenaba la habitación”.

Por qué preguntan el nombre al demonio
De hecho, cuando el exorcista pidió el nombre este demonio respondió que se llamaba “rex” pero no hay ningún demonio que se llame rey. “El exorcista, -cuenta este sacerdote- insistió: ‘Dime tu nombre’ y él respondió finalmente: ‘Soy Satanás, el príncipe de este mundo’”.

Llegado a este punto, llama la atención que los exorcistas, o al menos muchos de ellos, pregunten el nombre al demonio contra el que combaten en nombre de Jesucristo. Cesare Truqui explica que “lo requiere el Ritual con un objetivo preciso. Dar el nombre a algo o tener el nombre significa tener poder sobre ese algo. De hecho, Dios da a Adán el poder de dar un nombre a las cosas. En el momento en que el demonio revela su nombre, demuestra que está debilitado. Si no lo dice, es aún fuerte”.

Cuidado con abrir la puerta al demonio
El exorcista suizo explica que hay más casos porque también cada vez más personas se exponen a ser utilizadas por el demonio y explica cómo: “Acercándose a todo lo que tiene que ver con la magia, el ocultismo, la brujería, la cartomancia. Si para ser santos ayuda el ir a Misa, rezar, confesarse, acercarse a Dios, igualmente misas negras, ritos satánicos, películas y música de este tipo tienen el efecto de acercarse al demonio”.

Para explicar estos peligros con hechos concretos, el padre Truqui cuenta el caso “de una señora que empezó a leer las cartas, como hacen muchos por diversión. Sólo que a ella le sucedía que adivinaba de verdad el pasado y el presente de las personas, y en algunos casos el futuro. Y naturalmente tenía un gran éxito. En cierto momento comprendió de quién dependía su éxito, y dejó de hacerlo, pero era demasiado tarde: estaba poseída”.

Además, advierte de los peligros de los maleficios aun cuando muchos son estafas realizadas por falsos magos. “Igual que yo puedo encargar a alguien que mate a una persona, puedo pedir a un demonio que haga un daño”.

Este sacerdote afirma que en general hacen falta muchos exorcismos para liberar a una persona y que estos ritos suponen como una especie de “terapia” para los afectados pues “el exorcismo es un sacramental, no un sacramento. El sacramento es eficaz en sí mismo. Si doy la absolución a alguien en confesión, en ese momento, verdaderamente, sus pecados están perdonados. El exorcismo, en cambio, es eficaz en la medida de la santidad del sacerdote, de la fe de la persona para la que se hace el exorcismo y de toda la Iglesia. Si hoy son menos eficaces los exorcismos es porque toda la Iglesia está más débil”.

El campo de batalla durante el exorcismo
Y aunque ha recibido a muchas personas, este sacerdote reconoce que “poquísimas” estaban poseídas. También sabe lo que sienten estas personas durante los exorcismos. El hombre francés del primer exorcismo que presenció “me explicó que sentía como si dentro de él hubiese un campo de batalla. Por una parte sentía a los demonios correr desesperados y hablar entre ellos; por la otra, cuando el sacerdote rezaba, sentía que la luz de Dios los expulsaba, para después volver de nuevo”.

Además, Cesare Truqui confiesa que el caso que ha tenido que más le ha impresionado es la “experiencia de un demonio mudo. Jesús habla de ello en el Evangelio y dice que son los más difíciles de expulsar, y que salen solo con oración y ayuno. Es una rareza un demonio mudo. En 12 años de exorcismos, me ha sucedido solo una vez”.

La oración de liberación
Por último, este religioso legionario de Cristo explica la diferencia entre exorcismo y oración de liberación. “Ambos tienen el mismo fin: buscan la liberación de la persona de la influencia del mal o de la posesión. El exorcismo en sentido real es un ministerio dentro de la Iglesia que el obispo confiere a algunos sacerdotes. Puede ser ejercido sólo por sacerdotes, no por laicos, y solo por aquellos que tienen un permiso explícito del obispo”, cuenta el padre Truqui.

Sin embargo, añade que “la oración de liberación, en cambio, puede hacerla cualquier persona, hombre o mujer, laico o sacerdote, en virtud de nuestro cristianismo porque Jesús dijo: ‘el que cree en mí expulsará los demonios’. El exorcismo, además, es un mandato directo al demonio, mientras que la oración de liberación es una súplica a Dios o a la Virgen para que intervenga”.

Fuente: Religión en Libertad/Aleteia

Publicado en Demonología y Exorcismos, General | Deja un comentario

Exorcista italiano: “Cada persona tiene un diablo distinto”

exorcista-sarsina02

Sarsina es una pequeña población del centro de Italia (3.600 habitantes) a cuya basílica llegan cada año decenas de miles de fieles para recibir una bendición especial, la bendición de la cadena de San Vicinio.

El santo obispo patrón de la ciudad vivió en el siglo IV y los especialistas creen que el objeto (la cadena, un collar de hierro) es del siglo VIII o anterior. La imposición de esta cadena se ve como un gesto de humildad, penitencia y purifucación.

Uno de los sacerdotes que la impone es el exorcista de la diócesis, Fiorenzo Castorri, que ve cómo llegan a la basílica, en una mezcla cotidiana, gente con desequilibrios mentales, devotos serios, personas supersticiosas y también personas seriamente afectadas con síntomas demoníacos.

Unas doscientas personas piden cada año hablar con el padre Castorri para exponerle temas ligados a lo demoníaco. Muchos, dice él, tienen en realidad problemas mentales, no de tipo espiritual ni demoníaco. Pero hay otros casos que sí son de posesión o de presencia del mal. Dice también que hay casos de actividad maligna ligados a la televisión. “Durante los exorcismos, el mismo diablo me está diciendo que entra en el cuerpo de las personas a través de la televisión”, declara en una entrevista a un diario italiano.

En siete años, 5 casos claros de posesos

“Aquellos que claramente afirman ser víctima de amarres, influencias malignas o maleficios, que indican también a menudo los autores, es muy difícil que sean presas del diablo. En los últimos siete años, desde que recibí este encargo, sólo han sido cinco los claramente posesos; y cada semana les recibo para expulsar al demonio de sus cuerpos”, explica el exorcista al diario italiano Cesena Today.

El padre Castorri recuerda los 5 criterios que usa para discernir qué casos muestran actividad diabólica:

1) no toleran que la mano del sacerdote les bendiga

2) no toleran que el sacerdote le imponga las manos

3) rechazan absolutamente oír siquiera hablar de la Santísima Virgen María;

4) se niegan a tocar la estola

5) no permiten la imposición del cilicio de San Vicinio alrededor de su cuello.

“El collar del santo es mi ‘detector de satanás’, un instrumento muy poderoso que, junto con los demás, puede revelar la posesión del maligno”, explica el padre Castorri.

Los 4 niveles de actividad demoníaca

El sacerdote sigue exponiendo la realidad que vive y la enseñanza de la Iglesia: “El rito de la Iglesia Católica -cuando existen indicios claros de la presencia del diablo-, prevé que el demonio podría haber poseído a una persona de cuatro maneras. Cuando hay posesión, algunos afectados entran en trance durante el exorcismo; la vejación, si el maligno aflige varias partes del cuerpo; la obsesión, cuando el cerebro está manipulado por la entidad; y la infestación… que no tiene nada que ver con los fantasmas. Muchos  tienen como referencia a la película ‘El Exorcista’, pero yo que dialogo con el diablo cinco días a la semana, puedo decirle que eso nada tiene que ver con la realidad”.

– ¿Quiénes son los endemoniados?

– Son personas que se han dejado infectar por el diablo, alejándose de la ley de Dios y aproximándose al demonio… Los que acompaño son personas solitarias, frágiles y débiles. Son los más pobres de Occidente, que han perdido el sentido de la esperanza siendo seducidos por el poder, el tener, el placer y dieron así consentimiento.

– ¿Qué puede decirnos de las personas que cada semana vienen a Sarsina para ser exorcizadas?

– El exorcismo para la Iglesia es un evento privado y se protege la privacidad de quienes se someten al rito. Las cinco personas que acompaño son todas mujeres, con edades comprendidas entre los 40 y los 60 años, y el mal que las posee se mueve a lo largo de sus cuerpos. Ningún médico ha sido capaz de diagnosticar lo que les aqueja… de hecho es el diablo quien se mueve dentro de ellas. Para liberarlas de sus padecimientos es necesario el exorcismo al menos una vez a la semana y continuar durante el tiempo que se precise, así fueren siete u ocho años.

– ¿Cómo es el diablo?

– Cada una de estas personas que acompaño tiene un diablo distinto. Algunos son muy habladores, mientras que otros no quieren hablar. Los que hablan a menudo utilizan también otros idiomas, que los poseídos no conocen. Durante los exorcismos, el poseído demuestra una fuerza sobrehumana, al punto que se necesitan al menos cinco personas para mantenerlos quietos. En nuestro museo mantenemos una silla de contención, para bloquearlos, pero nunca la usamos.

– ¿Ha podido descubrir cómo fue que estas señoras llegaron a estar poseídas?

– De los cinco casos que acompaño, en tres de ellos hubo maleficios hechos por las suegras de estas mujeres que no querían que sus hijos se casaran con ellas. En un caso, sin embargo, fue la madre de la víctima, mientras que en el último estamos empezando y todavía se está evaluando la situación. La maldición se realizó por el consumo que las víctimas hicieron de material malignizado, preparado por un sacerdote del diablo. Se trata de personajes muy astutos y, que en ningún caso desean ser descubiertos. A menudo me sonrío cuando una persona viene y me da el nombre de presuntos magos o hechiceros, afirmando haber sido maldecido por ellos. Quienes preparan estas cosas permanecen ocultos, en la oscuridad.

– ¿Cómo llega la liberación del diablo?

– En mis siete años de exorcista sólo en un caso llegué a la liberación del maligno. Podemos decir que una persona es liberada del demonio sólo cuando ella ya no entra en trance durante el exorcismo y no acusa malestares. De hecho, para los exorcistas la verdadera liberación del diablo ocurre fuera del alcance de sus ojos. Es sólo la Santísima Virgen María quien puede liberar completamente destruyendo las entidades malignas aplastándoles su cabeza.

exorcista-sarsina01

Publicado en General | Deja un comentario

La vinculación entre la actividad del demonio y la drogadicción es evidente

devil-1427639__340

La vinculación entre actividad del demonio y drogadicción es evidente. La advierten los exorcistas cuando les llegan casos de drogadictos o narcotraficantes. Y también ven ese vínculo quienes se dedican a tratar las adicciones. Pero por otro lado, si admitimos que el demonio existe, una conducta tan destructiva como la drogadicción no puede venir de nada más que de la actividad demoníaca. En este artículo veremos varios testimonios.

Los narcos usan al demonio para su negocio

Varios sacerdotes católicos están diciendo que está sucediendo una epidemia sin precedentes de posesión demoníaca.
Es por eso que están tratando de reclutar un ejército exorcista mundial.
El Padre Vicente Lampert, párroco en San Malaquías de Indianápolis, dijo al New York Post que él y otros 400 líderes católicos se reunieron recientemente en Roma “para elaborar estrategias sobre cómo conseguir y formar a más exorcistas”.
¿Por qué la iglesia de repente necesita más exorcistas?
Según Lampert, la proliferación de la pornografía en la web, junto con la amplia disponibilidad de narcóticos ilegales e información acerca de lo oculto, ha llevado a un aumento en los demonios que toman posesión de personas inocentes en todo el mundo.
“El exorcismo es como un “triaje” (protocolo de intervención de emergencia en medicina)” dijo el cura.
“Somos el equipo de emergencia, pero no hay suficientes de nosotros”.
Marcos Quiñones, un capellán en el Estado de Nueva York, ha dicho que él cree que los traficantes de drogas están lanzando hechizos mágicos en los narcóticos que venden para hacer a sus usuarios más abiertos a la posesión demoníaca.
“Muchos narcotraficantes practican formas de lo oculto”, explica.
“Incorporan vudú o magia negra, lo que les da el poder para tener éxito.
Esto hace que el producto sea más potente y crea una adicción más fuerte.
En esencia, están doblando la maldición que las drogas causan de todos modos… Si los demonios existen y usted toma una droga que cambia su patrón de pensamiento, se abre a las entidades de estos demonios”.

El caso de un narco sanguinario

El Padre Ernesto Caro, con 24 largos años de servicio a la iglesia, cuenta el caso de un asesino para el cártel de Los Zetas, el sindicato del crimen más atroz de México.

Su especialidad era cortar a la gente en pedazos mientras aún estaban vivos.
“Él dijo que sonreía mientras lo hacía. Dijo que le gustaba y que él se reía mientras lo hacía” expresó Caro, sacerdote y exorcista en Monterrey.Y agregó: “Me dijo cosas terribles.”
Tomó cuatro meses de visitas semanales librar al asesino de los demonios que lo poseían, dijo Caro.
El convicto – quien fue encarcelado por asesinato y secuestro – se convirtió al catolicismo en 2012 y comenzó una nueva vida sin violencia, dijo el sacerdote.

Ha oído que el hombre está seguro en una cárcel, pero no sabe su paradero, agregó Caro.
“Dios me envía estas personas”, dijo el exorcista de la diócesis de Monterrey.
El exorcismo está en crecimiento como arma en contra de la violencia cada vez más intensa de los cárteles de la droga, dicen los sacerdotes y expertos religiosos.

santa-muerte01

El demonio, institucionalizado a través de la Santa Muerte

Aunque nadie lleva estadísticas, los sacerdotes dicen que está alimentado por la creciente popularidad de la Santa Muerte, el santo favorito de las bandas de narcos, con unos 10 millones de seguidores en todo el mundo.
El icono popular femenino se representa como un esqueleto envuelto en un manto, se puede ver en estatuas que son ubicadas en las tiendas mexicanas y puestos ambulantes.
A veces, luciendo una tiara, a veces cubiertas en dinero.
A la Santa Muerte se le atribuye todo lo que trae la riqueza y la salud, y la protección de las drogas ilegales y de los criminales del cártel que las transportan.

El Vaticano ha condenado a los seguidores de la Santa Muerte como un culto satánico.
En México, los sacerdotes culpan a sus adoradores por traer actos sin precedentes del mal a los ciudadanos comunes.
“Hace no muchos años, los miembros del cártel comenzaron a orarle a ella para la protección contra la muerte y la protección de la policía. Ya que ella no es una santa católica, si quieres pedirle que tu cargamento de cristal de metanfetamina llegue de Michoacán (un bastión central de la droga de México) a Nuevo México, lo puedes hacer porque ella no es católica”, dijo Andrew Chesnut, autor del libro “Devotos de la Muerte: La Santa Muerte, el Santo Esqueleto”.

Soldados y policías federales tiran abajo continuamente santuarios a ella en las carreteras – muchos de ellos erigidos por los cárteles ilegales – ya que se cree que la presencia de la Santa Muerte glorifica a los sindicatos del crimen y a su libertinaje.
Estas medidas enérgicas se intensificaron en los últimos años después de que los miembros del cártel comenzaron a dejar imágenes de la Santa Muerte en las escenas de los asesinatos en masa, y adoradores extremos comenzaron a hacer sacrificios humanos a ella.

El arma del exorcismo

Los exorcismos son especialmente populares en pueblos más alejados, donde los sacerdotes a menudo celebran misa semanal para sacar demonios de almas atormentadas, dicen los expertos.
En videos publicados en YouTube, exorcismos en las zonas pobres y peligrosas tales como Veracruz, muestran que las mujeres y los hombres gritan y ruedan por el suelo cuando un sacerdote preside.
El gemido gutural, a veces acompañado de vómitos, es horrible y suena extrañamente como a Linda Blair en “El Exorcista”.
Los mexicanos están recurriendo cada vez más a los rituales de exorcismo católicos para deshacerse de los “demonios” que poseen a los sindicatos del crimen que torturan y matan.

Incluso los sacerdotes confiesan sentir miedo.
Cuando el Padre Caro exorcizó su primer miembro del cártel, hace 6 o 7 años en su parroquia en Monterrey, miró a los ojos del hombre “y vi al diablo” dijo.
Entonces el hombre “se retorcía en el suelo como una serpiente”.
“A veces tengo un poco de miedo, cuando se convierte en algo físico”, dijo el sacerdote.
En 24 años de llevar a cabo este ritual católico, Caro dijo que nunca había visto un miembro del cártel antes de que el hombre llegara a su iglesia.
“El mal está creciendo”, advirtió.
Aunque el acto de exorcismo sigue siendo un ritual de la Iglesia, no se discute a menudo en público por la Santa Sede.
El Papa Francisco recibió una gran atención hace un par de años cuando fue acreditado por la realización de un presunto acto a un visitante a la misa dominical en la Plaza de San Pedro.
Después de que el Papa impuso las manos sobre el hombre en silla de ruedas de México, el visitante se convulsionó y luego se desplomó.
El Vaticano restó importancia al incidente, diciendo en un comunicado que Francisco “no tenía intención de realizar ningún exorcismo”. Miralo aquí.
Pero la vinculación entre las drogas y el exorcismo no lo han advertido sólo los exorcistas. También lo denuncian quienes asesoran en drogadicción.

Testimonio de un asesor en drogadicción

Juan Blea, un mexicano que tiene Maestría en Educación, y es asesor sobre Drogas y Alcohol, cuenta cómo se convenció de que la adicción a la heroína puede ser sin duda un portal de posesión demoníaca.
Él entiende que las posesiones demoníacas son reales y que la adicción a la heroína permite la conexión con los espíritus malignos.
Su historia sucedió en una tarde de diciembre cuando fue llamado para una intervención sobre drogas.
Este es su relato cuando entró a la habitación.
“Vi los ojos del hombre y se volvieron más negros que la obsidiana cuando me vio.
La habitación debería haber estado cálida, pero estaba por lo menos 20 grados más fría que el pasillo.
Pero hubo dos cosas que me asustaron de una manera que no había experimentado antes de ese día:
1 – el aliento que despedía era un olor a la carne podrida; y
2 – las palabras que utilizó, junto con el sonido de su voz.

“Muchas personas que están en desintoxicación tienden a tener el más desagradable de los olores, pero en este caso su respiración no era humana.
Realmente era un olor de muerte y decadencia, y era peor que cualquier cosa que jamás había olido.
Y no era sólo el aliento, sino todo su cuerpo apestaba de una manera que ni siquiera un vertedero lleno podría rivalizar.
He estado en un montón de casos de desintoxicación en mi trabajo, pero su hedor era simplemente horrible.
Hice todo lo que pude para mantener la cordura.

“Cuando le pregunté acerca de salir de la rehabilitación, él simplemente me miró con sus ojos negros.
En realidad se veían como el clisé de una película de terror, pero eran reales.
No vi ninguna apariencia de vida en sus ojos.
Por un segundo pensé que tal vez era ciego y que eran de vidrio.
Pero cuando por fin habló, no tuve ninguna duda de que me vio porque hizo referencia al color de mi camiseta.
Él dijo: “Tu camisa es tan negra como el agujero adonde una vez fue mi alma”.

Sentí escalofríos cuando lo oí hablar; su voz era ronca, profunda y áspera.
Hice todo lo posible para continuar la sesión, pero sólo hizo comentarios malos sobre la familia y amigos, y yo estaba tan asustado que terminé la sesión abruptamente.
No sólo era un adicto a la heroína volviéndose loco en el proceso de desintoxicación.
Su antiguo yo se había perdido en lo que sólo puedo describir como un espíritu maligno.

“En los años que han seguido a esa sesión, he pasado una cantidad enorme de tiempo en busca de una conexión entre la heroína y la posesión demoníaca.
Y creo que he encontrado una base para mi sospecha.
La adicción a la heroína crea una versión “bizarra” de una persona que ha perdido la voluntad personal con la droga.
Es decir, que un consumidor de heroína desde hace mucho tiempo se siente “normal” después de usarla y se plaga de ansiedad cuando no la utiliza.
Esta ansiedad crea una persona cuyo único propósito es utilizar más heroína.
No hay voluntad para cualquier otro propósito.
Debido a la falta de voluntad personal, un adicto a la heroína, en busca de heroína, está a la vez temeroso y sin protección contra las fuerzas espirituales.
Un exorcista me dijo, hace poco, que no hay tal cosa como una persona poseída inocente.
De alguna manera la persona poseída ha invitado o dejado entrar un demonio en su ser.
Un adicto a la heroína estará de acuerdo con cualquier cosa para conseguir la heroína e incluso podría estar de acuerdo con el mal para obtenerla.

He visto muchos adictos a la heroína y puedo decir con seguridad que definitivamente hay un vínculo entre la adicción a la heroína y la posesión demoníaca”.

padre-vincenzo-taraborelli

Faltan exorcistas

El Vaticano se esfuerza por encontrar exorcistas pero “los sacerdotes tienen miedo”, cuenta el padre Vincenzo Taraborelli, que recibe decenas de personas cada día en busca de la liberación.
Sacerdote de 79 años, recuerda que ha estado practicando exorcismos durante 27 años.
Comenzó a practicar esta actividad “por casualidad” tratando de ayudar a un compañero sacerdote.
“No sabía lo que era, no había estudiado”, dice. “Me dijo qué hacer, yo era completamente ignorante”, dijo a la BBC.
A pesar del inicio imprevisto, Taraborelli sigue siendo uno de los de mayor actividad exorcista de Roma.
Trabaja tres días a la semana en una habitación sin ventanas en la parte posterior de su iglesia, que está cerca de la Santa Sede.
Y cuenta que puede atender hasta 30 personas por día.
Su queja ahora es que el Vaticano está luchando por encontrar sacerdotes más jóvenes para la práctica de la actividad.
La mayoría de los sacerdotes no parecen atraídos por la idea de enfrentarse con problemas y con el trato con los espíritus malignos.
“Le dije al obispo que no puedo encontrar a alguien que quiera hacer esto. Muchos tienen miedo. Incluso los jóvenes sacerdotes tienen miedo… es una vida dura”, se queja Taraborelli.

“Hay muchos dentro de la iglesia que son escépticos, argumentando que “la posesión” no es más que una superstición medieval, un mito.

Para ellos, las personas que afirman estar poseídos por demonios en realidad sufren de problemas psicológicos o psiquiátricos
“Yo antes de hacer exorcismos, insto a la gente a buscar un psicólogo o un psiquiatra.
Tengo contacto con muchos psicólogos, que envían a sus pacientes aquí”, dice.
En general, su práctica es oír lo que el fiel que me busca tiene que decir, entonces le invita a orar.
“Si la persona no está muy bien, trato de calmarla. Yo le invito a rezar conmigo.
Sin embargo, muchas de estas personas están perturbadas cuando llegan aquí”.

Entre las muchas historias que recoge, la más notable es una mujer casada a la que acompañó durante 13 años.
“Otro hombre, un satanista, quería a esta mujer. Ella dijo que no”.
Entonces el hombre le dijo: “Vas a pagar por ello”.
Dos veces por semana lanzaba hechizos para atraerla.
“Por lo que marido y mujer vinieron a mí”, recuerda.
En la primera sesión de exorcismo, “le dije al diablo ‘en el nombre de Jesús, te ordeno que te vayas,’ y empezó con vómito pequeñas astillas de metal, cinco a la vez.
También regurgitó pelo trenzado, piedras, trozos de madera. Se ve como algo de otro mundo. Pero es cosa de este mundo”.

Y también menciona el reciente asesinato del sacerdote francés Jacques Hamel, que tiene una historia curiosa de exorcismo.
Cuando celebraba misa en su iglesia en la ciudad de Rouen, Francia, en julio, dos militantes del Estado Islámico irrumpieron en el sitio.
Cuando acuchillaban a Hamel, los testigos dicen que el cura no paraba de gritar “¡Vete, Satanás!”, en un intento de hacer un exorcismo.
La supuesta posesión de los yihadistas se utiliza para explicar su comportamiento.
El padre Taraborelli parece estar de acuerdo.
“El que tiene fe sabe que el diablo existe, se puede leer en los textos sagrados.
Y a continuación, sólo tiene que mirar alrededor y ver cómo está el mundo hoy en día.
Las cosas nunca han sido tan malas. Estos actos de violencia no son humanos.
Cosas tan terrible como el Estado Islámico, no”, concluye.

Esto mismo que dice el Padre Taraborelli sobre la posesión satánica de los yihadistas también puede decirse de los drogadictos.
Posiblemente haya distintos niveles de posesión y opresión de demonio en cada uno, de acuerdo al nivel de dependencia de la droga y la sustancia que usan.
Pero tanto desde el punto de vista conceptual como desde el punto de vista de la realidad, no hay razones para suponer que en tal conducta autodestructiva no esté actuando el demonio, porque siempre está buscando la destrucción.

Fuente principal del artículo: forosdelavirgen.org
Otras fuentes:
https://noticias.gospelprime.com.br/vaticano-dificuldades-exorcistas-padres-medo/
https://www.rawstory.com/2016/12/priest-says-catholic-church-needs-an-army-of-exorcists-to-save-kids-from-demon-tainted-narcotics/
There IS a link between heroin addiction and demonic possession

Publicado en Demonología y Exorcismos, General | Deja un comentario

Las estrategias del demonio en la Tierra

Las estrategias que el demonio utiliza en el planeta Tierra, explicadas por el fallecido exorcista más famoso del Vaticano, el sacerdote Gabriele Amorth.

Publicado en Demonología y Exorcismos, General | Deja un comentario

¿Es hora de restituir las oraciones de exorcismo en los sacramentos?

fresco-san-miguel

Fresco de San Miguel Arcángel en la iglesia de San Sulpicio en Roma. Foto: Fr. Lawrence, OP.

El Dr. Jared Staudt, miembro de la Oficina de Evangelización y Vida Familiar de la Arquidiócesis de Denver, Estados Unidos, y Doctor en Teología Sistemática, dedicó un artículo de opinión en Crisis Magazine a hacer “un llamado a restaurar las oraciones de exorcismo”. El redactor analizó las fórmulas actuales de varios sacramentos en comparación con las anteriores para abrir un interrogante sobre la necesidad de una mayor protección para la batalla espiritual en la actualidad.

Una de las oraciones de exorcismo más célebres de la Iglesia fue la incluida por el Papa León XIII en el rito de la Eucaristía en 1886, como fruto de una visión sobre la acción de los espíritus malignos en contra de la Iglesia. Esta oración, que invoca a San Miguel Árcangel, se recitó en las Misas hasta las reformas litúrgicas de 1969. El propio Beato Pablo VI, bajo cuyo pontificado se retiró esta oración, admitiría el 29 de julio de 1972 en una de sus más célebres frases que “por alguna fisura el humo de Satanás ha entrado en el templo de Dios”.

“Por demasiado tiempo hemos negado o dejado de ver la influencia del demonio en nuestras vidas y en la Iglesia”, alertó el Dr. Staudt. “Por lo tanto, nos hemos hecho laxos en buscar el poder de Dios para superar su oposición”. El autor recordó la férrea actitud de Cristo al expulsar los demonios sin dilación y el poder otorgado a sus discípulos para contrarrestar al maligno y expulsarlo en su nombre. “Este poder ha sido ignorado últimamente, pareciendo la creencia en la influencia del maligno supersticiosa para muchos”.

De forma similar a la desaparición de la oración a San Miguel Árcangel de la Eucaristía, el Rito del Bautismo transformó la oración de exorcismo que hace parte del sacramento al punto de que para el redactor ya no constituye exorcismo alguno. La oración expone la acción exorcística de Cristo y pide la liberación del pecado original y el auxilio de la gracia, “pero no dice nada de orar para que el niño sea liberado de la influencia del enemigo, menos aún ordena al enemigo que se retire”.

La fórmula anterior emplea la forma de un exorcismo directo: “Te expulso, espíritu impuro, en el nombre del Padre, y del Hijo…”. Esta redacción está más atenta al contenido catequético que a las características de una oración de exorcismo , como lo afirma el P. Vincent Ryan, quien alabó el cambio. Los ritos de la preparación de adultos al sacramento del Bautismo contiene oraciones más exorcísticas, pero estas son de carácter opcional. Finalmente, sus palabras carecen de la indentidad propia de los exorcismos: la orden directa al espíritu maligno de abandonar a los creyentes.

“Como vemos la influencia del maligno cada vez mayor en nuestra cultura todos los días, no es posible estar sin hacer nada. Debemos tomar nuestras armas espirituales de nuevo”, motivó el teólogo. “Debemos orar regularmente por la liberación de cualquier influencia que el enemigo puede tener sobre nosotros. Debemos orar regularmente la oración al gran defensor de la Iglesia, San Miguel, como el Papa San Juan Pablo II nos aconsejó: ‘A pesar de que hoy en día esta oración ya no se recita al final de la celebración eucarística, invito a todos que no la olviden, sino a recitarla para ser ayudados en la batalla contra las fuerzas de la oscuridad y en contra del espíritu de este mundo”.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/84160–iquest-Es-hora-de-restituir-las-oraciones-de-exorcismo-en-los-sacramentos-#ixzz4T2DPFZVI
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.

Publicado en Demonología y Exorcismos | Deja un comentario

William Friedkin, el director de la película El Exorcista, filmó el último exorcismo del padre Amorth y escribió en una revista su impactante testimonio

 

El 16 de septiembre de 2016 fallece el Exorcista Gabriele Amorth a los 91 años.

Era el decano y más famoso de los exorcistas.

Y coincidentemente William Friedkin, el director de la película El Exorcista, estuvo presente y filmó el último exorcismo de Amorth en mayo de 2016.

Por tratarse de un material de gran interés, reproducimos la parte medular del artículo que el mismo Friedkin escribió para la revista Vanity Fair. (Aquí pueden leer el artículo completo, en inglés).

Se trataba la novena sesión de exorcismo a una mujer italiana de seudónimo Rosa.

Este es un material para discernimiento.

AMORTH SE ENFRENTA CON SU VIEJO ADVERSARIO

Exactamente a las tres de la tarde comenzó a dirigir el ritual del último exorcismo.

La mujer poseída, Rosa, tenía unos 30 años, alta y esbelta, con el pelo negro como el cuervo.

Ella tenía un título universitario, pero no podía trabajar debido a los ataques y cambios de comportamiento que se apoderaban de ella.

Más severamente en las fiestas cristianas, como el Domingo de Ramos, el Miércoles de Ceniza, Semana Santa y Pentecostés.

Este era su noveno exorcismo con el Padre Amorth.

Rosa llegó con sus padres y su novio, Giuliano.

Sus padres estaban a finales de los 50 años, su padre era alto, de pelo blanco, con un aspecto aristocrático, su madre era baja, un poco gordita, amable.

Giuliano tenía más de 1 metro 80, con la contextura de un boxeador de peso pesado y pelo bastante recortado. Era cálido y considerado con Rosa, pero sentí algo extraño en él.

Con ellos estaba Roberto (Rosa, Giuliano y Roberto son todos seudónimos), de unos 50 años, un agente de seguros en Roma.

En 2012, su hermana, de unos 30 años, sufría de depresión. Un día, Roberto la vio en el suelo, torciendo convulsivamente su cuerpo y gruñendo como un lobo.

Cuando esto continuó durante varios días, Roberto la llevó a un psiquiatra, quien no pudo ayudarla y le sugirió que viera al Padre Amorth.

Necesitó cuatro exorcismos antes de que fuera sanada.

Fue Roberto quien se dio cuenta del problema de Rosa en misa, actuando perturbada y desorientada como su hermana. Él la trajo al Padre Amorth en agosto de 2015.

El Padre Amorth estaba en la pequeña sala de techos altos con cinco fornidos hombres. Cuatro eran sacerdotes de mediana edad.

El quinto, Alessandro, rechoncho y fuerte, con pelo pelirrojo, corto y rizado, era el asistente personal del Padre Amorth.

Para este exorcismo, el Padre Amorth me había concedido permiso para asistir y filmarlo [a Friedkin].

the-exorcist-william-friedkin-04

El padre Amorth, fotografiado por William Friedkin

EL CRITERIO EXORCÍSTICO DEL PADRE AMORTH

Rosa había venido a esta habitación durante los últimos nueve meses para liberarse de algo que se había colocado por encima de ella.

El Padre Amorth insiste en que cualquier persona que acuda a él primero debe buscar la ayuda de la medicina tradicional y la psiquiatría.

“De un centenar de personas que buscan mi ayuda”, explicó, “uno o dos a lo sumo puede que estén poseídos”.

El padre Amorth cree que los problemas de posesión y vejaciones se deben a que

“La gente no reza más, no van a la iglesia, no van a la confesión. El diablo tiene una vida fácil”.

“Hay mucho más culto del diablo, la gente interesada en cosas satánicas y sesiones de espiritismo, y menos en Jesús”.

Y también agrega dos datos interesantes:

“El ataque de satanás está destinado principalmente a los que tienen puestos de poder en el mundo. Porque los hombres que tienen grandes responsabilidades significan una cascada de influencia hacia mucha gente”.

“Y luego, los más atacados son los hombres de la Iglesia. ¿Por qué? Debido a que deben ser los santos de Dios y sin embargo si se sienten abrumados por satanás se opondrán a los enemigos de satanás.”

 

EL EXORCISMO DEL 1 DE MAYO DE 2016

Este era el día del cumpleaños del Padre Amorth.

Rosa no tenía aparentes síntomas médicos.

El Padre Amorth creía que su aflicción provenía de una maldición hecha contra ella por la novia de su hermano, quien dijo ser una bruja.

El hermano y su novia eran miembros de un poderoso culto demoníaco, según creía el Padre Amorth.

Me senté a dos pies de Rosa mientras su tormento se hacía visible. Su familia se paró contra una pared a mi derecha, relata Friedkin.

El Padre Amorth invitó a todos a unirse a él en la oración del Padre Nuestro y el Ave María.

Invocó también a San José, al Padre Pío, al Padre Amantini [su mentor] y a la Santísima Virgen, pidiéndoles su protección.

La cabeza de Rosa comenzó a moverse involuntariamente.

Sus ojos se voltearon y ella cayó en un profundo trance.

El padre Amorth habló en latín con una voz fuerte y clara, usando el ritual romano de Pablo V, de 1614.

Le pidió al Señor que la liberara de la infestación demoníaca. “EXORCIZO DEO IMMUNDISSIMUS SPIRITUS.” (Yo exorcizo, Dios, este espíritu inmundo.)

El cuerpo de Rosa comenzó a estremecerse, y ella gritó, antes de caer de nuevo en un trance.

El Padre Amorth colocó su mano derecha sobre su corazón. “INFER TIBI LIBERA.” (Líberate).

Perdió el conocimiento.

“TIME SATANA INIMICI FIDEI.” (Teme Satanás, enemigo de la fe.)

Sin previo aviso, Rosa comenzó a mover las piernas violentamente.

Los cinco ayudantes masculinos hacían todo lo que podían para sostenerla. Una espuma se formó en sus labios.

“¡RECEDE IN NOMINI PATRIS!” (Sal en el nombre del Padre.)

Las facciones de Rosa se transformaron lentamente en una máscara de desesperación, mientras su cuerpo continuaba retorciéndose.

Estaba tratando de levantarse y, claramente, de atacar.

“SANCTISSIMO DOMINE MIGRA.” (Dejadlo ir, oh Dios Todopoderoso.)

Rosa no hablaba ni entendía latín. Pero se impulsó hacia delante y gritó en el rostro del Padre Amorth, en su lengua natal, italiano: “¡¡MAI!!” (¡¡Nunca!!)

Empezó un zumbido bajo, como un enjambre de abejas, mientras los demás en la sala rezaban en silencio.

“SPIRITO DEL SIGNORE. SPIRITO DEI, SPIRITO SANCTO, SANTÍSIMA TRINITA…” (Espíritu del Señor, Espíritu de Dios, Espíritu Santo, Santísima Trinidad … Cuida de Rosa, oh Señor, destruye esta fuerza malvada para que Rosa pueda estar bien y haga el bien a los demás. Mantén alejado al malvado de ella).

Entonces el Padre Amorth desafió a gritos a los cultos satánicos, a la superstición, a la magia negra que la había poseído.

Ella reaccionó, gruñendo, y vociferó “¡¡¡MAAAAAAIIIIII !!!”. El grito llenó la habitación.

Otra voz de dentro de ella gritó en su rostro: “¡NO LA TOQUES! ¡Nunca la toques!”.

Sus ojos seguían cerrados.

El Padre Amorth gritó: “¡CEDE! CEDE!” (¡RINDETE!)

Ella reaccionó violentamente: “IO SONO SATANA”. (Yo soy Satanás).

“HOY SATANÁS MANDA EN EL MUNDO”, el padre Amorth me dijo.

El zumbido continuó. Rosa se volvió más desafiante y agitada.

La habitación estaba fría, pero todo el mundo estaba sudando. Excepto Rosa.

“RECEDE ERGO NUNC!” (Déjala ahora.)

“¡MAAAAAAAIIIIIII!”

“¡Respóndeme!”

“¡NO!” “¡SATANA! SATANA!”

¿Cuántos demonios tienes?

¡Ochenta legiones!

“IN NOMINE DEO QUANDO TU EXIS?” (En el nombre de Dios, ¿cuándo te vas?)

¡¡¡MAAAAAAI!!!”

Y luego, “¡ELLA ES MIA! ¡ELLA ME PERTENECE!”

“¡Ella es de Jesucristo!”

“¡¡¡SOMOS UN EJÉRCITO!!!”

“Requie creature Dei” (Descansa, criatura de Dios), dijo el Padre Amorth en voz baja.

Rosa lentamente despertó y se sentó.

Estaba desaliñada y no recordaba lo que había sucedido.

Uno de los sacerdotes la llevó a un rincón mientras  su madre recibía una bendición del Padre Amorth.

De repente, Rosa empezó a enfurecerse de nuevo, maldiciendo y gritando, mientras un hombre la sostenía firmemente por el cuello y otro le sostenía las piernas.

Poco a poco regresó a un estado normal y, de hecho, me pareció beatífica.

El Padre Amorth sonrió mientras el ambiente cambiaba. Todos le cantaron “Feliz Cumpleaños” en italiano.

Todo el mundo menos Rosa.

“Muchas cosas pasaron durante los años que me hicieron creer que estaba poseída“, me dijo Rosa después.

“Hay un momento en que no puedes soportarlo ni posponerlo más. Después de dos años, tuve que hacer algo.”

Le pregunté si había sido tratada por médicos o psicoanalistas.

“Fue inútil ir a los médicos”, respondió. “Mi problema es causado por espíritus malignos”.

También había ido a ver a otros sacerdotes, “pero el Padre Amorth es el único que me ayuda”.

Le pregunté a Rosa si se sentía mejor después del exorcismo.

“Cada vez, se siente como si estuviera liberándome. Pero puedo sentir al demonio dentro de mí”, dijo.

amorth-arrodillado-rezando-el-rosario-768x725

El padre Amorth, arrodillado, rezando el rosario

FRIEDKIN SIGUE EL CASO

El décimo exorcismo de Rosa fue fijado para el cuatro de julio.

Yo estaba decidido a grabarlo y seguir esta historia hasta su fin, por mucho tiempo que pudiera tomar y a cualquier conclusión.

Llegué a Roma para enterarme el día tres de que Rosa había cancelado su cita con el Padre Amorth.

Cuando Francesco [traductor y asistente de Friedkin] le habló por teléfono, le dijo que no se sentía a la altura.

Ella reprogramaría su cita cuando se sintiera mejor.

Francesco le preguntó si, como yo había venido a Roma, podíamos filmar algunas imágenes de fondo con ella, para mostrar lo que parecía ser su vida normal con su familia, amigos y su novio, Giuliano.

Ella estuvo de acuerdo, y fijamos un tiempo para reunirnos en Roma el 5 de julio.

El día anterior, volví a visitar al padre Amorth en su residencia.

Hizo hincapié en que creía que Rosa era una de esas raras víctimas de la posesión demoníaca, que su infestación se agravó por la maldición de su hermano y su novia.

El Padre Amorth me dijo que incluso cuando Rosa parece normal experimenta sufrimiento mental.

“Después de su noveno exorcismo, hubo alguna mejora, pero ella no está liberada. Tal vez no sea yo quien tenga éxito con ella”, dijo suavemente.

“Hay alguien que planta la semilla y alguien que cosecha. Y Jesús nos recuerda que es Él quien libera a la gente, no los exorcistas”.

Después de dos horas, pareció cansarse. Nos abrazamos, él me dio su bendición, y me fui.

Rosa canceló nuestra reunión, y la reprogramamos.

Ella dijo que nos encontraría en Roma, y luego llamó unos minutos más tarde sonando enojada y frustrada para excusarse.

Luego, a última hora de la tarde, llamó para disculparse.

Afirmó que había olvidado la fecha de nuestra reunión, pero le dijo a Francesco que estaba deseosa de volver a verme.

Ella preguntó si podríamos reunirnos con ella en Alatri, una pequeña ciudad cerca de donde ella vivía, 150 kilometros de sureste de Roma.

Salimos hacia Alatri a las 11:30 de la mañana. Rosa dijo que nos encontraría a la 1:30 en el parque público en la parte superior de la ciudad frente a la basílica.

1:30. Rosa no había llegado.

1:45. El calor era infernal y no había sombra. Fuimos a la basílica.

2:00. Volvimos fuera. Una media docena de muchachos perezosamente pateaban un balón de fútbol. No había otro movimiento.

Francesco llamó a Rosa en su teléfono celular. Ella respondió rápidamente, sonando enojada. “¿Dónde estás?”, gritó ella.

“Estamos en el parque” respondió Francesco. “¿Dónde estás?”

“Estoy donde te dije que estaría en Santa María la Mayor, la iglesia de la plaza del pueblo“.

Empapados de sudor, caminamos de nuevo por la empinada carretera. La iglesia de piedra caliza de Santa María Maggiore domina la plaza pública.

Durante los siguientes 15 minutos estuvimos atrapados en una pesadilla viva.

Justo en la entrada, Rosa, su madre y Giuliano estaban sentados en unas sucias sillas de plástico.

Su madre estaba llorando. Giuliano se paró sobre Rosa, sujetándola con fuerza a su silla, una mano alrededor de su cuello y hombros, la otra alrededor de su cintura.

Estaba gruñendo y gritando, luchando por liberarse.

Pero esto no era Rosa. Era una criatura monstruosa, fea, desesperada, con una voz de grave llena de ira y angustia. Era la voz de los condenados.

Era mucho peor que durante el exorcismo, pero no había sacerdote para controlar su comportamiento.

La iglesia estaba vacía de otra manera que para este cuadro de horror.

Francesco y yo observamos atónitos en silencio mientras Rosa se deslizaba por el suelo, tirando de Giuliano y de la silla con ella.

Por un momento, me miró con una sonrisa malévola que nunca olvidaré.

Luego se produjo un gemido triste y doloroso cuando se derrumbó en un trance.

Entonces un rugido aterrador que estalló de todo su cuerpo. ¡RAAAAARRRRGGGGGHHH!

El color se le escurrió de la cara. Su pelo despeinado volaba salvajemente en todas direcciones.

Una saliva espumosa se formó en sus pálidos labios.

Hizo un agudo sonido de lamento, sobre el cual su madre me gritó, en italiano, “¡Devuélvanos la película!”.

A lo que Rosa gritó: “¡NO! ¡NO! NON VOGLIO”(No lo quiero.)

Se desplomó de nuevo, con expresión de lágrimas y exhausta. Giuliano (agarrándola con fuerza): “¡TU PELÍCULA NO DEBE SER VISTA!”

Francesco, erizado, respirando con dificultad, lo tradujo todo rápidamente.

Rosa: “¡SI! SI IO VOGLIO” (Sí, quiero que se vea.)

La madre dice: “¿Qué pasará con mi hijo si la película se muestra?”.

Me pareció extraño que ella se preocupara más por su hijo que por su hija, que estaba bajo su maldición.

Rosa gritó furiosamente de nuevo.

Traté de parecer tranquilo, pero estaba aterrorizado.

Le dije: “No voy a darle la película”.

Giuliano: “SÉ POR QUÉ QUIERE MOSTRAR ESTO. PARA HACER UNA FAMOSA PELÍCULA SOBRE SATANÁS. ¡A USTED NO LE IMPORTA SI AL MOSTRARLA ARRUINARÁ LA VIDA DE ROSA!”

Los intentos de Rosa de liberarse del agarre de Giuliano estaban dirigidos hacia su madre, no a mí ni Francesco. Sus saltos y empujes se hicieron más violentos.

Le dije a Francesco que les dijera que no había película. Era un video, en una pequeña tarjeta.

Pensé que no tendrían idea de lo que estaba hablando, pero Giuliano sonrió y dijo: “Oh, es una tarjeta SD. Debe traerla aquí y la quemaremos”.

“Nunca te daré el video” dije, alzando mi voz.

“Lo hice para mostrar el trabajo del Padre Amorth”.

La Madre dijo: “Conseguiremos abogados, y lo demandaremos a usted y al Padre Amorth”.

Rosa: “¡¡¡IO SONO SATANA!!!” (¡Soy satanás!)

Giuliano: “Ella está poseída por Satanás. Si lo demuestras, será usado por los seguidores de satanás”.

Rosa (retorciéndose y pateando): “¡NO! ¡NO! Quiero que se vea. Quiero que se vea”.

Giuliano: “¡Si no nos la devuelves, te mataremos! ¡Satanás te matará! ¡Encontraremos a tu familia y mataremos a todos!”

Era la primera vez que alguien amenazaba mi vida.

Rosa había caído de nuevo en trance.

Miré directamente a la madre y a Giuliano: “No voy a mentirte. Nunca te daré el video“.

Me volví hacia Francesco: “Vámonos. Hemos terminado aquí. Y salí al calor abrasador. Francesco me siguió unos momentos después, y pude oír los gritos dentro antes de que la pesada puerta de madera se cerrara de golpe”.

Dijimos poco mientras regresábamos a Roma, el miedo y el sudor se había pegado a nosotros.

 

EL EPÍLOGO

Rosa desapareció del radar del Padre Amorth.

Ella no devolvió llamadas ni mensajes ni programó otro exorcismo con él.

Se creía que Giuliano y su hermano ahora tenían control sobre ella.

Sería descortés decir que no tomé en serio su amenaza. El recuerdo de lo sucedido en Alatri flota en mi conciencia hasta hoy.

Mantuve la esperanza de que Rosa se viera nuevamente con el Padre Amorth y que la liberara de sus demonios.

Pero a finales de julio el Padre Amorth tuvo dificultad para respirar.

Tuvo que cancelar sus citas y fue admitido en un hospital, donde le diagnosticaron una enfermedad pulmonar y una neumonía.

El viernes, 16 de septiembre, a las 7:37 pm, murió.

Cuando oí la noticia estaba devastado, como todos los que lo amaban.

Recordé algo que me había dicho: “¿Sabes por qué el Diablo me tiene miedo? Porque soy más feo que él.”

En Venafro, otra ciudad de ladera de menos de 12.000 personas, en el sureste de Italia, cerca de Alatri, según Roberto, un sacerdote realizó recientemente un exorcismo sobre Rosa.

En medio del ritual,  el clérigo llamó al espíritu del Padre Amorth para la intercesión.

Rosa empezó a retorcerse y gritó: “¡NO! ¡NO LO LLAME!”.

El trabajo del Padre Amorth y Rosa aún no ha terminado.

Fuentes de este artículo:

Inicio

http://www.vanityfair.com/hollywood/2016/10/father-amorth-the-vatican-exorcist

https://es.wikipedia.org/wiki/William_Friedkin

Publicado en Demonología y Exorcismos, General | Deja un comentario