Los seres de las sombras: inquietante realidad

Uno de los fenómenos paranormales más intrigantes corresponde a entidades que simulan sombras y que se adjuntan a personas, lugares u objetos, como una especie de elusivo eco interdimensional.

El fenómeno conocido como “la gente de las sombras” o los “seres de sombra” se trata de elusivas entidades que se perciben como siluetas oscuras con forma humana, generalmente masculinas, y que gustan de observarnos silenciosa e inmóvilmente. Al parecer, sólo reaccionan con fugacidad cuando son detectadas al filo de la mirada por una persona, momento en el cual desaparecen. Es importante enfatizar en que ninguna de estas características es invariable, ya que también se han reportado entidades de este tipo como seres amorfos o flexibles columnas de humo negro.

Mientras que algunos aseguran que estos seres son la expresión última de la oscuridad, y en algún sentido, quizá excesivamente sometido a los estereotipos culturales, también del mal, en cambio otras personas les atribuyen una naturaleza más bien lúdica, sigilosa, como una especie de observadores neutrales que en su afán por no ser percibidos juguetean con el tiempo, y el espacio en relación a la percepción humana. Lo cierto es que en decenas de lugares alrededor del mundo, entre personas de diversas condiciones socioeconómicas, culturales, y psicológicas, se han reportado avistamientos de estos seres, y a pesar de que existen ancestrales referencias a su presencia, al parecer durante la última década se han incrementado los encuentros con estos seres de las sombras.

A diferencia de los avistamientos de fantasmas y otros espíritus, los seres de sombra siempre procuran mantener una discreción absoluta aunque su curiosidad los lleva por momentos a aventurarse cerca del rango de percepción natural de un ser humano. Además, su existencia no se asocia en ningún sentido a la reminiscencia de una conciencia cuyo cuerpo dejó de vivir, no se les adjudican formas presencias que brillan o que emiten lastimeros sonidos. En todo caso lo único que comparten tangiblemente con los espíritus y fantasmas, es el efecto que pueden provocar en una persona que atestigua su presencia: temor, pánico, e incluso una especie de parálisis semitraumática.

Una de las características principales de la gente de las sombras es su vertiginosa rapidez, la cual hace casi imposible percibirlos frontalmente. Más bien se manifiestan como figuras centelleantes que generalmente son captadas en el filo del campo de visión o espontáneamente percibidas, deslizándose, en la superficie de un espejo. Por otro lado, aparentemente su presencia física puede atravesar sin problema alguno la materia física lo cual fortalece notablemente su elusiva esencia.

A pesar de que aún no se ha logrado explicar integralmente la existencia de estos seres, como suele suceder en la mayoría de los fenómenos paranormales, que permanecen siglos sin ser explicados de forma convincente ya que superan las fronteras de la razón tradicional, lo cual se torna en una limitación casi insalvable para el pensamiento humano, existen diversas hipótesis sobre la existencia de estas entidades.

Pero antes de revisar algunas e estas teorías cabe descartar la relación de estas sombrías entidades con otras presencias paranormales o mitológicas más comunes: su comportamiento u origen no mantiene una correspondencia clara con seres como los traviesos pixies (pequeñas entidades propias de la mitología británica, que habitan cuevas, jardines, y bosques, y dedican buena parte de su existencia a concretar travesuras), o tampoco denotan una sincronicidad con los elementales de la filosofía paracelsiana (manifestaciones conscientes de elementos de la naturaleza que coexisten en tiempo y espacio con los humanos pero resonando en un plano distinto, por lo que la mayoría de las veces permanecen imperceptibles).

Hay quienes afirman que los seres de sombra no son más que encarnaciones de la energía liberada a través de pensamientos. Esta teoría asegura que de algún modo se trata de conglomeraciones de energía psíquica de baja frecuencia que cobran vida en lugares que han sido escenario de eventos traumáticos o alrededor de personas que logran concentrar una cantidad considerable de “malos” pensamientos. Y de acuerdo a lo anterior, los seres de sombra se nutren de estas bajas frecuencias como el miedo, o la envidia.

Para otros, la gente de las sombras son entidades que provienen de otras dimensiones que, por algún singular fenómeno energético terminan por traslaparse con la nuestra. En este sentido son seres desconcertados que ignoran como desenvolverse en nuestro plano y por eso se dedican a observar o a espiarnos, para entender como es que deben de comportarse mientras no sean capaces de desenredar las fusiones dimensionales que los han insertado en nuestro plano. Esta hipótesis niega una naturaleza maligna de estas entidades y más bien les adjudica una confusión interdimensional.

Por otro lado la explicación más convencional, aquella plenamente dependiente de los postulados tradicionales de la razón, y la cual no solo es la más aburrida sino que también pudiese ser la más limitada (aunque no por ello debiese ser descartada por defecto), en realidad este fenómeno no corresponde más que a uno de los múltiples efectos ópticos a los cuales está sometido nuestro sentido de la vista. En cuanto a la versión más aventurada de la perspectiva tradicional, se habla de la influencia de ciertos sitios o personas con cargas electromagnéticas particulares, que pueden influir en los circuitos eléctricos de nuestro cerebro e inducir alucinaciones (recordemos que el magnetismo de fenómenos naturales puede funcionar como inductor de alucinaciones) algunas de las cuales, tal vez en asociación con ciertos bits de nuestro inconsciente, pueden traducirse en la aparente presencia de seres de sombra.

Tal vez el mayor argumento para desestimar la explicación científica o racional de este fenómeno, podría ser el hecho de que decenas de reportes coinciden en presenciar una misma figura o entidad, como es el caso de un “hombre alto con un sombrero” que ha sido observado por niños y adultos de diferentes países. Aunque hay que reconocer que esto bien podría responder a la influencia de arquetipos que modelan la percepción de los individuos.

Pero en fin, más allá de la plausible o alucinada presencia de estos sere de sombra, lo cierto es que el reflexionar un poco en ellos, o mejor aún el observarlos de vez en cuando, resulta en un ejercicio existencialmente terapéutico que desencadena otras reflexiones útiles en torno a nuestra percepción, a la naturaleza absoluta o, por el contrario relativa, de nuestra realidad, y a la conciencia de que no estamos solos, de que nuestros pensamientos en realidad, y de manera palpable, se materializan, y que si científicamente se ha confirmado la existencia de múltiples dimensiones, e inclusive de múltiples universos, también debiésemos estar abiertos a la posibilidad de que de vez en cuando ellos dialoguen saltándose las fronteras que los delimitan, y que esta interacción sin duda arrojará “anormalidades” que más allá de infundirnos temor o confusión, deberían de asumirse como inspiradoras pinceladas que son parte, al igual que nosotros, de un diseño divino.

Fuente: pijamasurf.com

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los seres de las sombras: inquietante realidad

  1. Rygax dijo:

    Hola.

    Hoy estaba viendo un programa de tv sobre fantasmas en Discovery. Por motivo a ese programa recorde que yo tambien habia visto un “fantasma”, y me dio por hacer algo que nunca antes habia hecho y fue investigar sobre la anomalia que mi familia y yo habiamos visto. Nunca pense buscar informacion sobre este tema ya que no poseo ni el mas minimo interes sobre temas paranormales, y soy muy incredulo respecto a lo mismo, a pesar de mi experencia, sin embargo hoy me dio la curiosidad y decidi hacerlo, hasta que di con esta pagina y con este blog.

    Cuando tenia al rededor de 13 años, mis padres decidieron que nos mudariamos de casa y barrio. Al llegar a nuestra nueva casa las cosas estaban muy normales, nada raro por hai. Como a los 5 meses, yo empece a percibir cosas extrañas, notaba una sombra que se asomaba por encima de los muros con ventanas, o en los bordes de las puertas medio abiertas, cuando veia esas sombras estas simplemente se ivan como si fuese que se asustaran al verlas. No le mostre mucho interes a esto, ya que pense que podia ser mi madre o mis hermanas espiandome a ver que estaba haciendo, y cuando las pillaba simplemente se asustaban y se iban. Esto sucedia muy exporadicamente, por este motivo pasaron varios meses sin que yo dijera nada sobre esto.

    Ya llevaba mas de un año de estar viviendo en la casa nueva, y estos fenomenos empesaron a ser mas frecuentes y mas cercanos a mi persona, ya no solia verlos tanto en las ventanas, ya era mas amenudo que estas sombras se escondieran detras de las puertas y asomaran la mitad de su cuerpo tal y como si fueran unos espias, cuando los miraba, ellas desaparecian dejando un leve movimiento en la puerta. Yo ya mamado de que me espiaran fui y le conte a mi madre y que me dijera el motivo por el cual ella me espiaba. Ella me respondio que no, al contrario que porque yo la espiaba a ella, lo cual nos extraño a los dos, obviamente le comentamos lo mismo a mis hermanas y a mi padre, los cuales respondieron que tambien habian tenido estas anomalias, curiosamente todos pensabamos de que se trataba de alguien mas de la familia.

    Al saber que estas presencias no eran de los miembros de la familia, empece a ser mas atento a estos fenomenos que seguian presentandose mas frecuentemente. Al principio note que cuando estas presencias estan alli, uno siente que estan presentes, no se como simplemente uno lo siente y sabe a que lugar debe mirar, y asi era, yo sentia que algo me estaba mirando curiosamente, y cuando voltiaba a mirar alli estaba esta sombra negra que ya no desaparecia tan rapidamente al tacto visual, se quedaba un tiempo mas mirandome, al principio esto sucedia cuando estaba solo, pero ya aparecian estando con otras personas tanto en el dia como en la noche, y asi siguio durante durante varios meses, tanto asi que estos fenomenos ya no nos asustaban, ya parecian normales.

    Como a los 15 años de edad, “esto lo recuerdo muy bien” estaba con un amigo jugando videojuegos en mi habitacion, estabamos solos en la casa, y depronto escuchamos un silvido armonioso “como de una cancion” de una persona adulta, este silvido provenia de la sala de la casa, mi amigo y yo obviamente lo notamos y nos parecio demasiado extraño ya que estabamos solos, y sabiamos que ese sonido tenia que venir dentro de la casa. Salimos de la habitacion y fuimos a la sala donde no habia nadie, obviamente los dos asustados (yo tambien nunca habia pasado eso), agarramos una escoba y empesamos a buscar por toda la casa lo que pudo haber causado ese silvido, debo aclarar que mi amigo no sabia nada acerca de las sombras. Al revisar de pies a cabeza la casa no pudimos encontrar nada y decidimos olvidar eso y seguir jugando nintendo, por lo cual fuimos a mi habitacion. Al entrar a la habitacion !!!SORPRESA!!!, estaba alli la famosa sombra negra, esta vez se quedo alli parada como si nada. Pude detallarmela muy bien mientras mi amigo se quedaba mudo e inmovil del miedo.

    Era una sombra totalmente oscura con forma de hombre, la sombra era extraña en su forma ya que no era bidimensional como cualquier sombra, mas bien tridimensional con cuerpo, era como si fuese un hombre normal de contextura medio delgada, alto, no habia detalle de ropa, totalmente oscuro negro, sin rostro. Se quedo alli parado mirandonos no se movio, hasta que mi amigo grito y entro en panico. al escuchar el grito la sombra muy rapidamente corrio y al dar mas o menos 3 pasos desaparecio. Mi amigo salio de la casa rapidamente casi que a las misma velocidad que la sombra, desde la calle tuvimos que llamar a su casa para que vienieran por el, ya que entre sus llantos y panico apenas podia hablar, tengo que aclarar que sigo siendo amigo de el, pero el no volvio a entrar a mi casa hasta un par de años despues, incluso lo soborne, ya que habia comprado una consola de video juegos nueva y ni asi entro.

    Despues de este suceso tratamos de averiguar que era esta sombra, lo unico que pudimos saber es que en la casa hace varios años, la policia habia dado de baja a un ladron de autos, que murio en mi habitacion, eso no lo dijo un vecino que lleva muchos años viviendo en el barrio, esa fuente solo es un chisme pero era lo unico que teniamos. Los meses siguieron pasando y la sombra seguia apareciendo simepre como una sombra negra, tambien empezaron a suceder cosas mas extrañas, como la aparicion de esta sombra pero ya no sesaparecia tan rapidamente, se cerraban las puertas o se abrian como si alguien en verdad lo hiciera, las cosas desaparecian y las encontrabamos en los lugares menos imaginables, como telefenos dentro del congelador, o el dinero dentro de los zapatos. Pasaron los meses y ya hasta nos habiamos encariñado con la sombra poniendole de nombre “el duende”, muchas otras personas como familiares pudieron verlo o presenciar los sucesos raros.

    Con el tiempo simplemente la sombra fue dejando de aparecer, hasta el punto que nunca mas lo hizo. Lo ultimo que me acuerdo de ella es cuando tenia 17 años, la familia habiamos adquirido un perro, estaba yo en mi habitacion solo, frente a mi computadora, y escuche que alguien susurro mi nombre a mi oido, de una manera muy cercana tanto que senti el aire golpiando mi oreja, al momento del susurro mi pedro ladro como loco y sus pelos se pararon como si quiciera morder a alguien, yo voltie rapidamente hacia a tras pero no vi a nadie ni una sombra.

    Hoy en dia, aun no creo en fantasmas, y me cuentan historias incluso hasta en Discovery y no soy tan credulo, pero sin embargo se que lo que me paso si fue real, y hoy investigando sobre estas sombras me doy cuenta que a otros ya les ha pasado, y el comportamiento de estas sombras son muy similares tanto que se me puso la piel de gallina, ya que no habia caido en cuenta de la dimesion de los suscesos que me pasaron. No se de donde vino esa sombra, no se si fue el fantasma del ladron de autos “lo cual no creo”, estoy seguro que no era el sombrerero ni el monje lo cual me parece ridiculo, no sufro de problemas fisicos ni mentales, soy una persona feliz y comun y corriente, no se que fue eso, pero si se que no fue mi imaginacion y que fue totalmente real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s