Escritos de los primeros cristianos sobre Satanás

Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Job 1:6

Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura… Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. Ezequiel 28:12-15

Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos. Lucas 22:31-32

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de ustedes. Santiago 4:7

Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Apocalipsis 12:9

Ahora bien, grande es la diferencia que hay entre los dos caminos (de la luz y de las tinieblas). Porque sobre el uno están apostados los ángeles de Dios, portadores de luz; sobre el otro, los ángeles de Satanás. Y el uno es Señor desde los siglos y hasta los siglos; el otro es el príncipe del presente siglo de la maldad. Bernabé (70-130 d.C.)

Porque cuando se congregan con frecuencia, los poderes de Satanás son abatidos; y sus asechanzas acaban en nada frente a la unidad de su fe. Ignacio (105 d.C.)

Así pues, ansío ser manso, con lo cual el príncipe de este mundo es reducido a la nada. Ignacio (105 d.C.)

Pero no temas al diablo; pues si temes al Señor, te enseñorearás del diablo, porque no hay poder en él. [Porque] de aquel en quien no hay poder, tampoco hay temor; pero a aquel cuyo poder es glorioso, a éste hay que temer. Porque todo aquel que tiene poder es temido, en tanto que el que no tiene poder es despreciado por todos. Pero teme las obras del diablo, porque son malas. Cuando tú temas al Señor, temerás las obras del diablo y no las harás, sino que te abstendrás de ellas. Hermas (150 d.C.)

“Señor,” le dije, “el hombre está ansioso de guardar los mandamientos de Dios, y no hay uno solo que no pida al Señor que le confirme en sus mandamientos, y sea sometido a ellos; pero el diablo es duro y se enseñorea de ellos.” “No puede enseñorearse de los siervos de Dios,” dijo él, “cuando ponen su esperanza en El de todo su corazón. El diablo puede luchar con ellos, pero no puede vencerlos. Así pues, si le resisten, será vencido, y huirá de ustedes avergonzado.” Hermas (150 d.C.)

Así también el diablo viene a todos los siervos de Dios para tentarles. Todos los que tienen una fe completa, se le oponen con poder, y él los deja, no teniendo punto por el cual pueda entrar en ellos. Así que va a los otros que están vacíos y, hallando un lugar, entra en ellos, y además hace lo que quiere en ellos, y pasan a ser sus esclavos sumisos. Hermas (150 d.C.)

El diablo nos ataca como eterno adversario y quiere arrastrar a todos hacia él. Justino Mártir (160 d.C.)

Mas ahora, en estos últimos tiempos, el mal se extiende entre los hombres, no sólo haciéndolos apóstatas; sino que, mediante muchas invenciones, los ha hecho blasfemar contra el Creador; quiero decir, por medio de todos los herejes de los que he hablado. Ireneo (180 d.C.)

El había sembrado semilla buena en su campo, y dice: “El campo es el mundo; pero mientras los hombres dormían, el enemigo vino y sembró encima cizaña entre el trigo, y se marchó.” Desde entonces el enemigo es el ángel apóstata, desde el día en que tuvo celos de la criatura de Dios, y se empeñó en hacerla enemiga de Dios…. El afirmó que algunos de los ángeles pertenecen al diablo, y para ellos se preparó el fuego eterno. También dice en la parábola de la cizaña: “La cizaña son los hijos del maligno.” Por eso debemos decir que vinculó a todos los apóstatas a aquel que es el iniciador de la transgresión. Ireneo (180 d.C.)

En efecto, nada se halla (en la Escritura) que el diablo haya hecho, pues él mismo es una criatura de Dios, como lo son los demás ángeles… Y como Dios creó todas las cosas, pero el diablo se convirtió en causa de la apostasía propia y de los otros, con justicia la Escritura a quienes perseveran en la apostasía siempre los llama hijos del diablo y ángeles del maligno. Ireneo (180 d.C.)

Mas el diablo, siendo un ángel apóstata, puede hacer solamente lo que hizo desde el principio: seducir y arrastrar la mente del hombre a transgredir los mandatos de Dios, y cegar poco a poco los corazones de aquellos que se dedican a servirlo; de este modo les hace olvidar al verdadero Dios, y adorarlo a él como si fuese Dios. Ireneo (180 d.C.)

Y no sólo por lo que hemos dicho, sino también por lo que sucederá bajo el poder del Anticristo, se prueba que el diablo, siendo apóstata y ladrón, quiere ser adorado como Dios; y se quiere proclamar rey, siendo un siervo. Porque él, recibiendo todo el poder del diablo, vendrá no como rey justo o legítimo sujeto a Dios, sino como impío, injusto y sin ley, como apóstata, inicuo y homicida, como un ladrón que recapitulará en sí la apostasía del diablo. Ireneo (180 d.C.)

Bien escribió Justino que antes de la venida del Señor, Satanás nunca se había atrevido a blasfemar contra Dios, pues ignoraba sobre su condenación, ya que los profetas habían hablado de él en parábolas y alegorías. En cambio, una vez que vino el Señor, por las palabras de Cristo y de los apóstoles supo claramente que, por haberse separado de Dios por su propia voluntad, ha sido preparado para él el fuego eterno, así como para todos los que sin arrepentirse perseveran en la apostasía. Ireneo (180 d.C.)

El ángel lo sedujo, celoso y envidioso del hombre por los numerosos dones con que Dios le había colmado. Y al persuadirle la desobediencia al mandato divino, provocó su propia ruina al mismo tiempo que hacía al hombre pecador. El ángel, convertido así en jefe y guía del pecado, fue castigado por haber ofendido a Dios, y consiguió al mismo tiempo que el hombre fuera expulsado del jardín. Y porque con su intento se rebeló y apostató de Dios, fue llamado en hebreo Satán, es decir, apóstata, aunque también le dicen diablo… Mas el ángel rebelde, el mismo que impulsó al hombre a la desobediencia, que le había hecho pecador y causado su destierro del jardín, no contento con el primero, obró un nuevo daño, esta vez sobre los dos hermanos; porque llenando a Caín de su propio espíritu le hizo fratricida. Ireneo (180 d.C.)

Nada puede el diablo contra los siervos del Dios vivo, si no es por permiso de Dios, el cual, o quiere destruir al diablo por medio de la fe de los elegidos que sale victoriosa en la tentación, o quiere mostrar que son del diablo aquellos que se pasan a sus filas. Así, tienes el ejemplo de Job, a quien el diablo no hubiera podido atacar con tentación alguna si no hubiera recibido el permiso de Dios… Y de la misma manera el diablo tuvo que pedir permiso para tentar a los apóstoles…pues el Señor dice a Pedro en el evangelio: “Miren que Satanás ha pedido para sacudirlos como el trigo: pero yo he rogado por ti para que no desfallezca tu fe”; es decir, que no se permitirá al diablo llegar hasta tal extremo que su fe fuese puesta en peligro… Ni siquiera sobre aquel rebaño de cerdos tuvo la legión del diablo poder alguno hasta que no lo consiguió de Dios: mucho menos tiene poder sobre los que son ovejas de Dios. Tertuliano (197 d.C.)

Dios envía a sus propios ángeles sobre sus fieles servidores, para que ninguno de los ángeles rebeldes, ni incluso el que es llamado el “príncipe de este mundo,” pueda hacer algo contra aquellos que se han entregado a sí mismos a Dios. Orígenes (225 d.C.)

Los nombres de Diablo, Satanás, Maligno, Enemigo de Dios son mencionados en muchos pasajes de la Escritura. Orígenes (225 d.C.)

A nosotros se nos opone el diablo para que nuestra mente y vida no esté totalmente sumisa a Dios; por eso pedimos y rogamos que se cumpla en nosotros la voluntad de Dios. Cipriano (250 d.C.)

Satanás tiende trampa a todos… Él ataca con astucia a los que conocen a Dios para poder atraparlos con deseos y lascivias… O si esa estrategia no funciona, trata de derribarlos por la fuerza y la violencia. Lactancio (304-313 d.C.)

Sacado de: Diccionario de la Iglesia Primitiva – Las doctrinas y prácticas de los primeros cristianos.

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en Demonología y Exorcismos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Escritos de los primeros cristianos sobre Satanás

  1. OFELIA ABAD dijo:

    Vencer a Satanás ,no es facíl,pero nunca imposible,los que caminamos en la luz del rostro de Dios jamás va a poder Satanás,Jesús cumple con la voluntad del Padre,y nosotros también,tenemos que seguir ,las enseñanzas que nos dejó Jesucristo,para que ninguno de nosotros se pierda,y por la FE en él lleguemos a la vida eterna…No una esperanza cualquiera,ilusoria,evasiva,sinó la esperanza que se funda en la palabra de Dios…Dios les bendiga,atte,Ofelia Abad.

  2. Alberto Hern dijo:

    Estimado profesor Santorini, quisiera hacerle una pregunta acerca de la definición del diablo. Ya antes le habia escrito y le habia mencionado que yo estudie el judaismo. En algunas ocasiones estudiando con los rabinos, salió a tema el Satan y todo mundo empez’o a hablar de él como algo maligno, que debía de ser muy temido. Sin embargo, uno de los rabinos nos dijo que el satan hebreo no tenia nada que ver con el satan deacuerdo al concepto cristiano, ya que si bien el satan era el encargado de tentar a los hombres, éstos tenian la libertad de cometer una falta o no. El satan sólo se encargaba de tentar y después de acusar al hombre ante Dios, para que El (DIos) lo juzgara y casí siempre castigara. No obstante, ese era su trabajo, así como el trabajo del angel Rafael era el de llevar la salud a la creación. Por lo tanto pues no se le puede castigar ya que estaba haciendo su trabajo. Por otra parte, se decía que siempre estaba sujeto a lo que Dios permitía, como en el caso de Job, donde el satan llega hasta donde Dios le permite. Le podría decir que con estos antecedentes, yo no le tenía miedo al satan ya que sabia no puede hacer nada si Dios no se lo permite. Sín embargo mi concepto acerca de él cambio radicalmente cuando alguna vez trabaje para una compañia donde me estaba yendo muy bien profesionalmente y economicamente y donde la directora de la institución fue despidiendo de manera arbitraría a una profesora primero para darle su puesto a su marido (el de la directora), después despidió a la profesora que daba los cursos a los profesores y después ella me comenzo a hacer la vida imposible a mí para que me fastidiara y fuera. Cabe mencionar que en México, si a usted lo despiden por alguna causa injustificada deben de darle una compensación economica que se calcula de acuerdo a su sueldo y a su antigüedad an la empresa. Así que la jugada era sacarme sin darme nada. Cuando ignoré sus grocerias, comenzaron a aparecer en mi lugar de trabajo monticulos de tierra gris, pero no les dí mayor importancia. Ni siquiera pensé en brujerias o algo así. Lo retiré, pero volvio a aparecer esta vez en otro lado. Le pedí a la compañera encargada de limpieza que lo quitara, pero despúes apareció otro monticulo fuera junto a la pared de mi oficina y ahí comenzaron los mareos, un asco por todo, un miedo terrible, al grado de que un día me presente y le pedí a mis compañeras le avizaran a la directora que me retiraba porque me sentia mal y tenia que ver a un médico. El medico no me encontro nada. Mis compañeros en la compañia ya me habian dicho que esa mujer (la directora) quería mi puesto para su marido y que tuviera cuidado porque lo que tenía parecia como brujeria. Brujeria que yo asocie de inmediato con el concepto cristiano del diablo y que en el judaismo se me habia enseñado a desestimar.
    Al sentirme tan mal y sin tener remedio y hasta con pensamientos suicidas, los cuales a mi jamás me habian pasado por la cabeza ya que siempre he amado la vida , mi mamá fue a ver a una señora la cual decian tenía un don de curación. Ella ( la señora) le dijo que el problema habia sido causado por una mujer con la cual yo tenia discusiones frecuentes en mi trabajo, que ella podía ver que se pasaba el tiempo atacandome. Le pidio a mi mamá unas veladoras y las trabajo pidiendo a Dios ( segun el concepto y rito cristiano que me curara y librara de la mala voluntad de esta persona. Funcionó y comencé a sentirme mejor. Ya al último, la directora mando llamar a un abogado para que negociara conmigo la cantidad de dinero que me iban a dar para que renunciara, la cual no era ni la midad de lo que por ley me correspondia. Pude conseguir un abogado y éste resolvio el problema en un sólo día. Desde entonces como le mencione cambio mi visión de lo que era el bien y el mal de manera radical, y comencé a leer libros de autores cristianos sobre el tema, así como de temas como la salvacíón y el alma pero ya desde la perspectiva cristiana y comence a acercarme a la iglesia catolica y sus ritos de sanación. Visité la catedral metropolitana de México y platicando con una señora ya grande de edad, ella me recomendó la llamada ‘medalla de San Benito’ y me dijo que con eso no tendrían efecto sobre mi las brujerias. En México decimos coloquialmente:’Con eso te hacen los mandalos las brujerias’. Así me dijo ella. ´Hacer los mandados´ significa que no te podrá hacer daño algo ni aunque te amenace. Después investigué para qué servía y el exorcismo que contenía, tambien busqué un lugar donde la pudiesen exorcisar y bendecir, ya que no es fácil y la lleve. Ahora siempre la cargo al cuello y la recomiendo cuando alguien me platica que tiene problemas que parecen sobre naturales. El judaismo es muy bello, pero creo que no tiene bien definido cual es el rol del demonio en causar males a las personas y hasta animales o cosas.
    Hay algo que después leí en el talmud y que me desconcerto aun más. Dice que el satan, la serpiente del paraiso que engañó a Adan y Eva y que el ángel de la muerte son la misma cosa.

    En su experiencia,¿ quién es ese ‘satan’?

    De antemano,muchisimas gracias por su tiempo y respuesta.

  3. EIZ-EUZZ dijo:

    BUENO EL TEMA ESTA MUY INTERESANTE SIGAN BUSCANDO A DIOS Y ´dense cuentas que dios esta en cada corazom de nuestra corta existencia´no entiendo nada……….

  4. edgar monts dijo:

    hola estado leeyendo todo lo que vi aqui y creo que nunca deven de darle la espalda a ese ser llamado satan.?por que el esta siempre presente y en cada paso que uno de el lo pisa y seguira a tras de todos los seres creados por dios y solo s que ay cosa que pasan pero no las podemos ver oir o sentir y todos los que bus quen informasion sobre el bien o el mal en contraran rrespuestas sin preguntas o tansolo acabara como en el prinsipio en la nada y lo unico que puedo desir es ,.,.,vivan esta vida lo mejor q puedan por que uno d estos dias talves sea el ul timo>.al guien lo dijo pero creo q ayuda cuidense y espero mi comentario no los haga pensar mas………….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s