¿Por qué se producen los casos de posesión?

Ya hemos dedicado otros artículos a este tema y, ciertamente,  podríamos encontrar muchas respuestas o explicaciones a la pregunta que da título a este artículo. Desde las almas desorientadas que, al no tener conciencia exacta de que sus cuerpos perecederos han vuelto a la tierra de donde surgieron, vagan errantes por un espacio carente de luz buscando refugio en una nueva envoltura humana dentro de la cual, aunque no les pertenezca, se sienten protegidas, hasta los entes malévolos y perniciosos que, negándose a aceptar el perdón y la clemencia de Dios, prefieren posesionarse de un cuerpo y una mente a los cuales causan innumerables trastornos que pueden llegar hasta lo irreparable.

Estas almas llenas de malicia y perversión, de crueldad aberrante, de oscuros instintos y demoníacas intenciones, poseen el cuerpo de otra persona para sentirse vivos. Vivos, sí. Porque cuando el poseído o la poseída comen, trabajan, piensan, se divierten, hacen el amor o gozan de las cosas terrenas, el ser que se encuentra en su interior experimenta todas esas sensaciones como propias y, al mismo tiempo, puede controlar el estado mental y emocional de aquel de quien se ha posesionado.

Tenemos también el caso de las almas de varones que han dejado la existencia terrena en plena juventud y poseen a chicas jóvenes para tener relaciones sexuales  con ellas y, al mismo tiempo, si la posesión es completa, vivir dentro de esas muchachas, incluso con mayor intensidad que las posesas. Estos seres  -almas en pena o espíritus en tinieblas- que realizan tal tipo de agresiones gestadas en un leit motiv sexual, son los que la Iglesia Católica, en su ignorancia o en su afán tradicionalista de tergiversar la verdad, denomina espíritus íncubos o súcubos. Puesto que auténticos íncubos y súcubos de origen demoníaco, existen realmente muy pocos en la actualidad, según nuestra experiencia.

Algo que puede parecer increíble pero que sucede, especialmente a mujeres jóvenes que están poseídas por un espíritu, es que cuando ellas quedan embarazadas, el ente agresor puede atarse al ser que se está gestando y nacer con él. Al producirse el alumbramiento, ocurre que el alma legítima del neonato no puede desarrollar su propia mente por la perversa y malévola influencia del alma posesora. Hemos visto muchos casos así en el transcurso de nuestra ya larga dedicación al exorcismo; casos de tiernos infantes que sufren toda la vida la posesión por parte de un abuelo, un tío, un hermano, o cualquier alma en pena que anteriormente se hubiese posesionado de su madre, hasta que pueden ser liberados, muchas veces ya en edad adulta.

Los casos más graves de posesión son aquellos en los que se produce el siguiente fenómeno: que el alma del posesor acabe echando fuera del cuerpo el verdadero espíritu del poseído, junto con su mente y auténtica personalidad; esta situación es la que los psiquiatras definen con el nombre-diagnóstico de «ausencias».  Estos casos son realmente peligrosos pues, al quedar fuera del cuerpo el legítimo espíritu que debe ocuparlo, el otro, el ente agresor, puede cometer toda clase de ruindades y villanías, que van desde el robo y el crimen hasta la violación, atravesando toda la terrible y aberrante escala de maldades que conocemos, e incluso las que ignoramos.

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en Demonología y Exorcismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Por qué se producen los casos de posesión?

  1. victor dijo:

    buenas tardes mi nombre es victor y quisiera comentarle que algo muy raro sucede en nuestra casa mi amiga andrea amanece aruñada y yo siento que me presionan y no me dejan respirar aparte de eso siento que me salgo de mi cuerpo por favor orienteme

  2. maria elena dijo:

    estas teniendo viajes astrales,y en tu casa hay fantasmas de espiritus bajos desencarnados,debes tener una sencibilidad y pòsees una luz que estos espiritus odian,no te atacan pues esa luz que iradias a ellos le dan miedo,a la persona andrea lo atacan por que ella teme mas que tu,dile que practique la meditacion y no la podran tocar,la clave es no temer por que ellosse alimentan del miedo y se hacen fuertes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s