Qué es y dónde está el Infierno

las-puertas-del-infiernoLa Puerta del Infierno, de Auguste Rodin

Infierno (infernus) en su uso teológico, es el lugar de castigo después de la muerte. Los teólogos distinguen varios significados del término infierno: En sentido estricto, el infierno, o el lugar del castigo de los condenados, sean éstos demonios o hombres; el  limbo de los infantes (limbus parvulorum), donde aquellos que murieron con sólo el pecado original y sin pecado personal mortal, están confinados y padecen cierto tipo de castigo; el limbo de los Padres (limbus patrorum), en donde las almas de los justos que murieron antes de Cristo esperan su admisión al cielo; mientras ese día llega, el cielo está cerrado para ellos como castigo por el pecado de  Adán.

La palabra latina  infernus (inferum, inferi), la griega hades, y la hebrea sheol corresponden al mismo significado de infierno. Infernus se deriva de la raíz in; luego designa al infierno como un lugar dentro y bajo la tierra. Hades denota un lugar invisible, escondido y oscuro; por lo tanto es similar al término infierno. Las derivaciones de  sheol son dudosas. Generalmente se supone que viene de una raíz hebrea cuyo significado es “hundirse en, estar vacío”;así pues denota una cueva o un lugar bajo la tierra. En el Antiguo Testamento,  sheol es usado en general para designar el reino de los muertos; significa infierno en su sentido estricto, como también el limbo de los Padres. Pero como el limbo de los Padres termina en el momento de la Ascensión de Cristo, Hades en el Nuevo Testamento siempre designa el infierno de los condenados. Desde la subida de Cristo a los Cielos, el justo ya no cae al mundo inferior, sino que habita en el cielo (II Cor., v1). Sin embargo, en el Nuevo Testamento, el término Gehenna es usado más comúnmente como Hades,  nombre dado al lugar de castigo de los condenados. Gehenna es en hebreo gê-hinnom (Neh., xi, 30), o la forma más extensa de gê-ben-hinnom (Jos., xv, 8), y gê-benê-hinnom (IV Reyes, xxiii, 10) “valle de los hijos de Hinnom”. El Valle de Hinnom está al Sur de Jerusalem y hoy es llamado Wadi er-rababi.  Por ser en tiempos bíblicos escenario de horribles actos de adoración a Moloch, fue profanado por Josías (Reyes IV, xxiii,10) maldito por Jeremías (Jer., vii, 31-33) y mantenido como abominación por los judíos, quienes, consecuentemente, utilizaron el nombre de este valle para designar el sufrimiento de los condenados (Targ. Jon., Gen., iii, 24; Henoch, c. xxvi). Y Cristo adoptó éste uso del término. Además de Gehenna y Hades, encontramos en el Nuevo Testamento muchos otros nombres para el sufrimiento de los condenados. Es llamado el “infierno menor” (Vulg. Tartarus) (II Pedro, ii,4) “abismo” (Lucas, viii, 31 y otros) “lugar de los tormentos” (Lucas, xvi, 28)  “alberca de fuego” (Apoc., xix, 20 y otros) “estufa de fuego” (Mateo, xiii, 42, 50) “fuego inextinguible” (Mateo iii, 12 y otros) “fuego eterno” (Mateo, xviii, 8; xxv, 41; Judas, 7) “oscuridad exterior” (Mateo vii,12; xxii, 13; xxv,30) “niebla” o “tormenta de oscuridad” (2Pedro, ii, 17; Judas 13). El estado de los condenados es llamado “destrucción” (apoleia, Filip, iii, 19 y otros) “perdición” (olethros, I Tim., vi, 9), “destrucción eterna” (olethros aionios, II Tes., i, 9) “corrupción” (phthora, Gal., vi, 8),  “muerte” (Rom., vi, 21), “segunda muerte” (Apoc., ii, 11 y otros).

¿Dónde está el infierno?

Algunos estudiosos son de la opinión que el infierno está en todas partes, que los condenados están en libertad de vagar por todo el universo, pero llevan consigo su castigo. Los adherentes a esta doctrina fueron llamados ubiquistas o ubiquitaristas; entre ellos, por ejemplo, Johann Brenz, un suavo, teólogo protestante del siglo XVI. Sin embargo, esa opinión está en entredicho, porque defienden otros muchos teólogos que hay más sentido en el estado de castigo de los condenados que el que éstos estén limitados en sus movimientos y confinados a un lugar definitivo. Más aún, si el infierno es fuego real no puede estar en todas partes.

En cuanto a su ubicación, se han hecho toda clase de conjeturas; se ha sugerido que el infierno está situado en alguna isla lejana en el mar o en los dos polos de la tierra; Swinden, un inglés del siglo XVIII, imaginaba que estaba en el sol; algunos se la asignaron a la Luna, otros, a Marte; otros lo colocaron en los confines del universo [Wiest, “Instit. theol.”, VI (1789), 869]. La Biblia parece indicar que el infierno está dentro de la tierra, en tanto lo describe como un abismo a donde descienden los malvados. Incluso hemos leído de la tierra abriéndose y los malvados hundiéndose bajo el infierno (Num., xvi, 31 y sgts; Ps, liv, 16; Isaias., v,14; Ez., xxvi, 20; Fil., ii,10 etc). ¿Es ésta una mera metáfora para ilustrar el estado de separación de Dios? Aunque Dios es omnipresente, Él habita en el Cielo, porque la luz y la grandeza de las estrellas y el firmamento son las manifestaciones más brillantes de Su infinito esplendor. Pero los condenados están absolutamente alejados de Dios; por lo tanto, es dicho que su sufrimiento está lo más remoto posible de su morada, lejos del cielo y de su luz y, consecuentemente, escondido del oscuro abismo de la tierra. Sin embargo, no hay razón convincente para aceptar una interpretación metafórica por encima del significado más natural de las palabras de las Escrituras.

De ahí, generalmente los teólogos aceptan la opinión que el infierno está realmente dentro de la tierra. La Iglesia no ha decidido nada sobre este tema; de ahí que podemos decir que el infierno es un lugar definido; pero no sabemos dónde está. San Crisóstomo nos recuerda: “No debemos preguntar dónde está el infierno, sino ¿qué hacer para escapar de él?” (In Rom., hom. xxxi, n. 5, en P.G., LX, 674). San Agustín dice: “Es mi opinión que la naturaleza del infierno-fuego y la ubicación del infierno no son conocidos por ningún hombre, a no ser que el Espíritu Santo lo revele en forma especial” (De Civ. Dei, XX, xvi, en P.L., XLI, 682). En otros textos, expresa la opinión que el infierno está bajo la tierra (Retract., II, xxiv, n. 2 in P.L., XXXII, 640). San Gregorio el Grande escribió: “No me atrevería a decidir sobre este tema. Algunos piensan que el infierno está en algún lugar de la tierra; otros creen que está bajo la tierra” (Dial., IV, xlii, en P.L., LXXVII, 400; cf. Patuzzi, “De sede inferni”, 1763; Gretser, “De subterraneis animarum receptaculis”, 1595).

El infierno ha sido interpretado a lo largo de los siglos por las distintas civilizaciones bajo dos puntos de vista diferentes: como morada de los muertos o como lugar de perdición de los pecadores.

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en Demonología y Exorcismos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Qué es y dónde está el Infierno

  1. Antonio Victor DURAND dijo:

    Hay cosas que se encuentran en los insondables designios de Dios Padre, lo importante es aceptar lo que enseño Jesus y enseña a traves de su Santa Iglesia Catolica Apostolica Romana .La existencia del infierno, purgatorio y el cielo estan demostrados contundentemente en las Sagradas Escrituras .Solamente los herejes y enemigos de Jesus y su Santa Iglesia, esgrimen teorias descabelladas por ignorancia o mala fe.Jesus encomendo fehacientemente sus enseñanzas de salvacion a sus apostoles y nada mas que a ellos, y los Apostoles fundaron la Iglesia Universal que significa Catolica,como se puede apreciar en el primer concilio de Jerusalen, alla por los años 51,donde tuvo papel preponderante San Pablo.Por lo tanto hay una sola Iglesia, un solo Evangelio,una sola Fe, es la que enseña la Iglesia Catolica, el resto es obra del demonio, las 22.000 sectas que existen, solamente son negociantes de la fe desnaturalizad a y buscan suculentas ganancias economicas a traves del diezmo y otras patrañas mas, en la que no debe caer el verdadero cristiano

  2. Antonio Victor DURAND dijo:

    fELICITACIONES POR ESTAS PAGINAS QUE BUSCAN LA VERDAD Y A DIOS,LA SUPREMA VERDAD Y EL AMOR ENTRE LOS SERES HUMANOS COMO UN MANDATO FUNDAMENTAL DE JESUS, GRACIAS POR TODO Y LA PAZ DEL SEÑOR SEA CON TODOS NOSOTROS. ANTONIO VICTOR DURAND. GRACIAS INFINITAS.

  3. Antonio dijo:

    El infierno es tan real como el cielo como el sol.. Mi consejo es busquen de dios asecta a jesucristo como tu salvador, lo demas biene por añadidura

  4. MARTIN DOHE dijo:

    El hades, esta en el centro de la tierra, alli estan todos aquellos q NO aceptaron a Dios, estan pidiendo piedad, misericordia, PERO YA es muy tarde para ellos, estaran alli hasta el día del juicio final y despues del juicio seguiran por toda la eternidad en el Lago de fuego, soy un hijo de Dios pero todavia me falta un largo recorrido para ser perfecto ante ÉL. Dios le bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s